Erótica y política – Caramanchú del viento

La diferencia en la vida y la política entre Lalo Rodríguez y Carmela la Amazona, cuando aparece un Cisne, un final complicado en Caramanchú del viento.

Lalo Rodríguez, erótico y al bordo de la bestia y el abismo, perdió una relación humana incitante y amorosa con Carmela y sentía los pies en el vacío, para no lamentarse su boca sentía sed. Ella era amazona y especialista en comportamiento animal, sabía de selección y cruzamiento de equinos. Su prestigio funcionaba en las ferias regionales y en las universidades. Entre sus dudas y temores en la política persistía una sed ardorosa, más aún al verla con sus pies en la tierra en el terraplén de honor por la calles de la feria regional.

Él había sido caballista y concejal, lo ejerció con magnetismo, provocaba fascinación y proyectó buenos augurios. La emanación de su figura tan atrayente hacía que sus relaciones funcionaran y le llevaron al centro del poder. Todo iba bien ahora con su otra nueva mujer, una modelo que conoció en un burdel. Magnolia, una estudiante a quien entusiasmo a vivir juiciosa, le ayudo a educarse en actuación dramática y ciencias de gobierno, ella fue constante, era su consorte oculta y ejercía como buena dama, la nombró gestora social, obraba con igual magnetismo en el espacio regional.

Lalo Rodríguez fue gobernante electo de un lugar común; llamémoslo Caramanchú, ese nombre inventado por el humorista fosforito. Ella sabía el manejo de las fuerzas del populismo, determinaba la distribución de los mercados y ayudas sociales, las inscripciones para los subsidios, organizaba a los deportistas, promovía desfiles, festivales musicales y lo más atractivo, sus famosas parrandas con licor libre y artistas populares, atenta con las personas de la tercera edad y los hombres de todas las pelambres, así magnetizó a los parroquianos de los pueblos.

Mientras tanto Lalo Rodríguez hacía lo más difícil, gestionar ayudas desde el poder de arriba y manipular órdenes con los mandos medios de un organismo regional con presupuesto gordo, oficiaba para todo, actuaba como el mensajero oficial en las relaciones de un senador gris, el más experto en el manejo de la corrupción más negra. Lo importante es el conocimiento burocrático para saber hacer bien los oficios, -indicó el senador-. Buen conciliador, inspector de mercados, maestro de ceremonias, atendía esas protestas de agraviados y conseguía los contratistas para el mal estado de los caminos y los daños del invierno. Todo con los escrúpulos necesarios para estar en el centro de las miradas del ludibrio público y la crítica.

Cuando promovía a Magnolia, la amiga consorte, para sucederle como alcaldesa, ella estaba disminuida por una enfermedad y cuando la magnitud del público le acompañó hasta el cementerio, arribaron las visitas de la fiscalía que descubrieron su corrupción y lo enredaron prisionero. Perdió su propio ego y ante sus situaciones, ese no era el mayor dolor y ni sufría aborrecimientos, ni padecía el duelo por ella, la sed que le taladraba provenía de los despechos por el poder perdido, se veía como un gladiador derrotado y con el talón de Aquiles vuelto añicos.

La erótica de su poder se le esfumó, pero aún estaba bien localizada una nueva oportunidad con la erótica del poderoso en Caramanchú o en cualquier otro escenario, local o nacional, para estudio de los especialistas en comportamiento humano.

Lalo Rodríguez decía, lo que enamora no está solo en la persona, incluso un brillante en las ideas se derrota a si mismo por su opacidad al expresarlas, y un débil en las ideas las fortalece y brillan como un conmocionado acento en quienes con su llama prenden las emociones y las estiran con ardores hasta el fanatismo, es su retórica la que expresa las ideas con imágenes, las proyecta y siembra aquellas expectativas que el político genera en su oyentes y aquellos emocionados las proclaman y defienden ante otros.

https://fernandoavanzini.art/2019/06/12/0001-el-jinete-y-la-muerte/

Un buen político, tras su corazón sincero y también oscuro, sabe expresar lo que la gente quiere oír, aquella imagen hacia un mundo que atrae, porque, desde él, para ellos también habrá un lugar donde podrán vivir mejor, vivir sabroso dice una, o también pueden ser fuertes. Si estoy con él, yo también podré ser más libre, autónoma y poderosa, es la razón de ellas; donde el poder maneje plata el mandatario no puede manejarla toda, yo también puedo tener tajada, es razón de ellos o quienes cabalgan en su equipo. Los más vivos recién cambiaron su caballo y su montura.

En el mundo cambiante donde las mujeres se educan y generan su identidad independiente y libre, Carmela, amazona y profesional con magnetismo, comenzó a ser cada vez más visible, no como aquellas mujeres que los hombres semejan con las yeguas ante el varón que quiere tener y someter con su dominación de domadores viriles y elegantes, que, en unión con ellas, generan un halito estético, emocional y subyugante.  

Al mismo tiempo, en Caramanchú surgió otro político a quien decían El Cisne, aunque pareciera burdo, sabía moverse en ese escenario de pasiones y manejos populistas, un ídolo pagano a quien otros políticos le midieron en su espectro y le llenaron de prebendas, hasta le postularon, porque además de su labia fascinante aduladora, supo asesorarse de Lalo Rodríguez y hacía su campaña a caballo. Incluso, con una maña sutil se hizo fotografiar al lado de Amazona. Decía que tenían una alianza. Ella en su campaña era dura contra aquel princeso, no tan príncipe ni adonis galopero, magalojapo si era, de quien sabían se financiaba con dineros oscuros y había destrozado familias, coaliciones históricas y proyectos sólidos.

Amazona sentía el peso de la manipulación de aquel duro de sombrero y princeso de hojalata, y también como mujer de ahora, sentía la suerte de estar en una época cuando las generaciones nuevas de mujeres se sentían autosuficientes y lo ejercían. Esa independencia le ayudó a leer ese escenario y emerger, paso a paso le salían aliados, hablaba con sabiduría y un carácter que desnudaba los errores del pasado y proponía, reconocía y afrontaba las conductas de las fuerzas que mueven la política.

Hablaba de la familia como célula social y las instituciones del estado y la sociedad como organismos facilitadores del progreso, oportunidades y mayor felicidad, opinó y sembró árboles para educar la conciencia ecológica, sus ejemplos subyugaban y muchos hombres se fascinaban con su porte de hembra fina y sus palabras. En ellos atraía su apariencia, en ellas la inteligencia, su personalidad y su capacidad de hacer cosas y lograr metas.

Cisne sabía hacerse ave de mañas y augurios, cuando el despechado del poder salió de la cárcel, lo transformó en su gran aliado, trajeron a la campaña una agencia de modelos abrazadoras muy ligeras, buscaron para el cura de más poder un muchacho sugestivo y lograron que sus sermones sonaran a su favor, cada acto se iniciaba con una ceremonia de recuerdo a la mujer muerta y augurios de dios para el príncipe elegido para llevar el pueblo elegido de su dios a su salvación terrena. 

Las encuestas contaban tan parejas que se hacían decisorias las mujeres, le inventaron relaciones inmorales y oscuras a la Amazona, la hicieron centro de escándalo en noticieros de periodistas comprados; aún así, la fuerza ganadora estaba con ella hasta aquella bala que la sacó del escenario en la tarde de la fiesta del cumpleaños del Cisne.

Jinete sin cabeza – Leyenda tradicional

2 respuestas a “Erótica y política – Caramanchú del viento”

  1. Azurea. De acuerdo contigo, casi todos, unos más burdos y su capacidad, tanto como su sagacidad se forma por su contacto permanente con la gente; aunque otros, es su contacto con el dinero que les da capacidad para descifrar en el fondo de cada mirada las ansiedades de los más ambiciosos a quienes compra para que compren votos y conciencias. Gracias por tu comentario que me puso a pensar un poco más allá.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: