Mujeres en tiempo de conflicto

El cartel corresponde a la guerra civil española «Mujer defiende a su hijo»

A las mujeres que he conocido en los caminos del conflicto.

Guillegalo

Obra Pictórica Guillermo Gamba L

de mí,
del mundo, del aire,
del amor, de la sombra.
Tengo miedo de todo.
¡Tengo miedo del miedo!

Elías Nandino

Años de rojos y azules enfrentados y los poderes en otros
En los conflictos con aviones bombarderos
En los tiempos del convento
El maltrato de los violentos
Las mujeres forzadas entre violentos
El bombardeo en el club
Cuando mataban en la esquina y echaron fuego a mi casa
Despojados de la tierra
Así decía mi marido con su mirada cuando llegó de la trinchera, solo buscaba un enemigo
El hombre mío perdió su mirada tierna
Debimos dejar la pesca, la casa, los espacios comunitarios.
Me lo mataron, su muerte quedó en mi
El solo vive intenso entre las balas
Volvería la guerra fría

Deja lo malo atrás

Señales del universo en las aves
Triste y vacía

Para que haya paz en el mundo,
debe haber paz en las naciones.

Para que haya paz en las naciones,
debe haber paz en las ciudades.

Para que haya paz en las ciudades,
debe haber paz entre los vecinos.

Para que haya paz entre los vecinos,
debe haber paz en las casas.

Para que haya paz en las casas,
debe haber paz en los corazones.

Anónimo

4 respuestas a “Mujeres en tiempo de conflicto”

  1. Hermoso y fuerte el contenido de este post, Guillermo.

    Sólo tengo una observación: el cartel de Anibal de Tejada que lo encabeza es una obra propagandística de una de las partes de la cruenta guerra civil española, pues demoniza a sus contrincantes de forma sesgada. Puedo decirte que mujeres de mi familia fueron víctimas de aquellos que demonizan a los otros contendientes mediante este cartel.

    En el maltrato a las mujeres, cuando de guerras se trata sabemos bien que las bestias humanas, así como los hombres buenos, no son exclusivos de ninguna de las ideologías que se enfrentan. Las matanzas de Pasto de las que fueron responsables crueles las huestes de Simon Bolivar, por poner un ejemplo de la historia de Colombia, enseñan que a la hora de las masacres de mujeres, hombres, viejos y niños, no hay ideales impolutos.

    Desde las cercanías de la guerra de Putin (un hombre sin «mirada tierna») en la que su imperialismo paranoide mata mujeres, hombres, niños y viejos todos los días,

    te mando un fuerte abrazo.
    Ramón

    Me gusta

  2. Ramón, estas sensaciones y dolores por las locuras de la historia nos unen e identifican. Tomé el cartel sin conocer a su autor, solo porque en mi investigación para mi novela «Ritmo aroma y tiempo de Palacin», encontré el drama de aquellas mujeres, solas y victimizadas, abandonadas y algún hombre que huía dejó tan perdida su identidad que ignoraba de aquella embarazada. Saludos desde Colombia. Agradecido siempre.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: