Saludos. Navidad entre duda y asombro

Aquella semana la mente de Juan David enfrentaba al engendro de un niño Dios invisible y otro transformado en muñequito en el pesebre de la casa y su Dios robot comprador.

Había construido al suyo, lo armonizó con una alianza de personajes de videojuegos para cazarlo entre los pasillos de un almacén, allí aquel Dios niño robótico, habría de comprarle una silla de juego y algún traje para su papel de gamer que completaría su rol entre el estudio y los videojuegos.

Mundo de mañana. Acrílico. Kent and Vicky Logan in honor of de museums 50 Aniversary

La mamá aún no encontraba explicaciones a los cambios de su hijo, lo percibía en una alteridad complicada para ella, él vivía horas situado en lugares utópicos y entre amigos virtuales, él tramaba a su pandilla de muñequitos animados para que convencieran al niño Dios sobre los objetos que debería traerles en navidad.

Ella ante aquella fábula de pantalla y realidades donde jamás había estado o imaginado; precisamente ahí, Juan David había trasladado al niño Dios de la novena y el pesebre, quería asumirlo como un personaje de su narrativa y mito. Un robot inteligente que traería a su mundo real los objetos de la sociedad de consumo y entre estos la silla de gamer tan deseada.

La silla era real y estaba ahí, la mamá y su compañero la habían comprado. Usaron la caja contenedora como la base del árbol de navidad. Aquello mientras Juan Felipe con chispas subliminares y radiaciones poseía la mente de aquel Dios muñequito y comprador del universo en el comercio donde los objetos se configuran para hacerlos llegar al sitio que tenía deseado.

Ella sentía asombro, su niño entre pasajes y escenas con participantes movilizados por comandos desde cuatro teclas y un video juego, se revolvía desde el mundo de Myst, aquel primer videojuego de alta resolución de 1993, hacia las muñequitas de Second Life del año 2003, hasta la hora de aquellas escenas en 3D donde doscientas mil personas entran a diario y el sistema procesa monedas virtuales. Que delirio. Debió agregarle permisos a la computadora amenazada por unos muñequitos virtuales capaces de rebasarle los cupos a sus tarjetas de crédito.

Esta máquina infernal se llevará a mi niño quien sabe hacia dónde. Pensaba en los desafíos que afrontaban; ella en cómo vivir con esas realidades potenciales, se prenden y se apagan, un clic y continúan con su cuenta virtual y el dinero se transforma en una entelequia complicada.

En nochebuena , ella en su escenario de sonrisas, luces, villancicos antiguos que siempre parecen sonar nuevos, tras aquella novena centenaria que nunca cambia, se reza año a año, aunque resbaladiza entre dudas y añoranzas.

Alguien oprimió un botón, el árbol navideño se elevó trasladado por hilos invisibles entre chispas de colores y las luces iluminaron la silla gamer de Juan David.

3 respuestas a “Saludos. Navidad entre duda y asombro”

    • Que en tus días y meses, del año 2022, minuto a minuto, tu energía y creatividad, estén orientadas a tus sueños y al servicio de tu misión más sagrada, a los tuyos y a sentirte en esa plenitud que ayuda a ser feliz. Saludos desde Cali Colombia,

      Le gusta a 1 persona

Responder a guillegalo Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: