Aguas y rutas de un bestiario

El erizo marino y sus hechizos

Me decía una maga quien se llama a sí misma “La bruja de los llanos”, desde un lugar en internet, sin llanos y sin mar, quiere venderme hechizos para todos los males que me hagan; argumenta, la idea sobre la naturaleza mágica y prodigiosa del símbolo en la estrella de cinco puntas, procede del pensamiento mágico prehistórico, época de erizos de mar fósiles. Esos esqueletos fascinantes poseen virtudes extraordinarias que benefician a los humanos cuando saben apropiarse de ellas. 

Ante mi actitud incrédula replica: los cuatro fundamentos que debemos tener los brujos son: inteligencia esclarecida por el estudio, audacia sin límites, voluntad inquebrantable y discreción incorruptible.  Los cuatro son mi sendero. Me aconsejó desde el inicio que creyera y me apoyara con el libro de las sombras, el libro espejo, el libro de los sueños y otros.

Falso erizo de fuego

Le indagué acerca de las bendiciones infinitas de hoy y de siempre; ahora tan acostumbradas. Después de mucha labia dijo: tras su muerte, los erizos de mar, con sus numerosas espinas radiolas defensivas que en vida les recubrían; al descomponerse, esos tejidos blandos que las sujetaban, se desprenden espinas, las corrientes las alejan y dispersan, incluso muy lejos en el mar. Quedan las cinco puntas.

Desde la antigüedad y hacia tiempos modernos, estos restos de erizos son símbolos de protección y en algunos hechizos está el polvo del mismo fósil.

El erizo marino en el arte y los poemas.

Después de todo esto recurrí a los dibujos científicos de Marie Joelle Giraud, indagué y pensé. Prefiero el erizo en sus dibujos, con su magia pensé el poema y lo escribí. Puedes consultar sus dibujos en el siguiente enlace de ilustración científica y divulgativa.

https://giraud.carbonmade.com/projects/4247463#7

AL FANTÁSTICO ERIZO DE MARIE

Fuiste una rodajita de estrella sideral
o algún disco que graba canción y sentimiento
en la elipse sagrada de una constelación ignota.
Te estrellaste en la mar. Una tarde de agua tibia,
bañaba a una doncella desnuda de pieles temerosas,
tu cuerpo de espinas pululantes la miraba,
tu ojo profundo y mago la percibía sola en la lluvia,
con todas tus espinas que miran con mil ojos.

La tocaste en un roce con tu placa madrepórica,
solo caricia con tu eje de simetría,
lleno de sueños sigilosos y olores de pétalo,
y humores picantes de tu sudoración,
y enloqueció a los varones de la isla tras ella.

No la besaste, nada, la mirabas
fue solo un mordisquito con tu linterna de Aristóteles,
para darle tu aliento, relámpago de dardo y boca,
con quemante armonía de loca bailarina.
Poros, franjas, círculos de dulzura
le dieron movimiento, fuego, golpes de olas.

Era Kapsis, la mimada de Haas.
Te contemplaba sin cansarse entre el cielo y el mar,
ya no trazaba alegres pasos de la pascola,
ni palmoteaba el fragor, las palmas y los cantos,
solo sabía esperarte en la playa desolada.

Fue noche del hacocama, nombres en lo más alto
pintaron su señal dentro de la cueva,
virtudes mágicas tronaron con voz sacerdotal:
chooo, chooo, Kapsis. Sombra destino de naufragio.
La bella Kapsis se aleja nuevamente hacia el mar.
Desde un azul eterno, horas, días embelesada,
luz distante que ilumina las frutas
y ella se fue contigo a una estrella de mar.
La acompañaste al fondo cuando extendió sus piernas,
hermosas y sus brazos; sueños, latidos de viajera.
Llegó Xtamosbin, la sagrada tortuga marinera,
la diosa de los Serisis, a verla hermosa y pálida,
la señaló con luz de soles, agua de mar entre tonos abisales
Y se quedó contigo, mi bello equinodermo.
Bocado de agua salada del fondo de la vida
con todos tus olores y sabores marinos.

El cuaderno de Marie

Joan Margarit

«Mirabas siempre hacia adelante / como si allí estuviese el mar«, escribía Joan Margarit, poeta y arquitecto español. Como arquitecto, fue catedrático de la Universidad Politécnica de Cataluña (Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona) y participó en la construcción de la Sagrada Familia. Como poeta, escribió en catalán y en español y fue distinguido con el premio Cervantes (2019).

Bajo las aguas poco profundas de la costa:
es ahí donde anclo mi armadura.
No segrego ni nácar,
ni perlas: la belleza no me importa,
enlutado guerrero
que, con sus negras lanzas,
se oculta en una grieta de la roca.
Viajar es arriesgado pero a veces me muevo
las espinas haciendo de muletas
y, por torpe, las olas me revuelcan.
En el mar peligroso siempre busco esa roca
de donde no haya de moverme nunca.
Es, mi propia coraza, mi prisión:
una prueba de cómo, si no hay riesgo,
la vida es un fracaso.
Afuera está la luz y canta el mar.
Dentro de mí la sombra: la seguridad.

José Emilio Pacheco Berny

Escritor mexicano, generación de los cincuenta. Abordó en sus textos, historias y tiempos cíclicos, universos de su infancia y un cuestionamiento sobre a vida en el mundo moderno.

A Vicente Quirarte

El erizo tiene miedo de todo y quiere dar miedo
en el fondo del agua o entre las piedras.
Es una flor armada de indefensión,
una estrella color de sangre,
derruida en su fuego muerto.
Zarza ardiente en el mar, perpetua llaga
resiste la tormenta en su lecho de espinas.
El erizo no huye: se presenta
en guerra pero inerme ante nuestros ojos.
Al fondo de su cuerpo la boca, herida abierta, discrepa
de su alambre de púas, su carcaj
de flechas dirigidas a ningún blanco.
Testigo vano de su hiriente agonía,
el erizo no cree en sí mismo ni en nada.
Es una esfera
cuya circunferencia está en el vacío.
Es una isla
asediada de lanzas por todas partes.
Soledad del erizo, martirio eterno
de este San Sebastián que nació acribillado.
El erizo nunca se ha visto.
No se conoce a sí mismo.
Tan sólo puede imaginarse a partir
de los otros erizos,
su áspero prójimo,
su semejante rechazante.
Bajo el mar que no vuelve avanza el erizo
con temerosos pies invisibles.
Se dirige sin pausa hacia la arena
en donde está la fuente del silencio.

https://www.lyrikline.org/es/poemas/el-erizo-2398

3 Pensamientos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.