Palabras de la hechicera y de la maga

Quince años tenía la vecina cuando se enamoró de mí, me dio en un vaso un huevo que nadaba entre un trago de vino y bebida de plantas; no quise ser su novio ni amarla; después de eso, mi vida echó para atrás y no pelechaba. Siete años con esa sal.

Una señora me curó con sus yerbas y sus rezos. Aquella mujer me había soplado y ella me quitó el soplo.

Ella venía de un pueblo, Shipibu-Konibo son ellos. Grupo étnico de una comunidad en la Amazonía peruana, donde la gente habla con las plantas, ellos han sido conocedores de la selva profunda desde su rio Ucayali al Putumayo y Amazonas.

Angelim Rojo (Dinizia Excelsa)
https://invdes.com.mx/medio-ambiente/hallan-el-arbol-mas-alto-del-amazonas-88-metros/

Expertos sobre árboles como el Angelim Rojo, el más inmenso de la Dinizia Excelsa; su relación es física, espiritual y cultural con la selva, sabedores en herbostería y vida vegetal en esas cuencas del ambiente ecuatorial y amazónico. Ella sabía recuperar la salud con las plantas y trasplantarlas a otras regiones en su flora nativa, con los saberes de su herencia porque cada árbol tiene sus hojas, su sabia, su madera y sus deidades.

Ella sabía matices de todas las creencias y fetichismos de los objetos del mundo, había leído a Walt Whitman en sus “Hojas de Hierba” y seguía los caminos de su ciencia y los sentidos.

Cuando se nos metió el coronavirus, recordó que la naturaleza y sus deidades son más fuertes que nosotros. Creemos que dominamos la naturaleza y domesticamos la vida. ¿Dónde está esto? El león también tiene su dominio, asimismo el tigre y la culebra conocen y se mueven en el suyo, el árbol da sus frutos y nos cuida, el río nos trae el agua y es un hijo de la lluvia y de las nubes, también tienen sus deidades y su espíritu, nos asombran, se alborotan con toda su energía y nos sacan de sus dominios cuando los invadimos.

Ahora el virus, el más mínimo y tan miniatura, tiene sus llaves para alterar nuestros sistemas desde la inmunidad trastornada en todo su orden y en el cuerpo, es un virus que mueve sus algoritmos y transforma sus ácidos nucleicos, sus mutaciones nos desafían, apenas aprendemos a conocer sus códigos genéticos despierta una mutación. ¿Dónde está nuestro dominio?

A city showing the effect of Climate Change

Ahora el clima es más desafiante desde las interferencias planetarias y sus amenazas con el calentamiento global, el nivel del mar sube y reclama sus orillas alteradas, se desbordan los ríos para que las ciudades se recompongan en las zonas que invadieron al agua lo largo de los siglos.

Las personas se enfermen por millones, mueren por miles. ¿Cuál es el debate que requiere la vida humana y natural que se transforma y amenaza entre su vitalidad y su muerte?  Siempre la materia cambia y se desmorona para volver a unirse de otra forma.

Los indígenas decían: Debemos llorar a nuestros muertos, debemos vestirles y guardarles luto. Ahora todo esto se descompone, aunque hemos padecido por enfermedades y migraciones que han traído tormentos que nos han matado desde aquel pasado que borró a nuestros mayores.

https://blog.joinnus.com/noticias/taller-de-arte-shipibo-conibo-teoria-del-proceso-de-elaboracion-de-tintes-naturales-y-pintado-de-telas/

¿Dónde está el enemigo? Si ante estas realidades nos hemos distraído y enceguecido, enfrentados entre redes sociales, pullados por la prensa y su negocio que requiere vender contradicciones entre los bandos de la política electoral. Los del gobierno y en contra del gobierno con la expresión no responsable, rumores y supuestos.

Hablaba con la señora maga, no encontramos el libro que ilumine para descifrar todo esto, me invitó a observar el mundo para leer la vida en todas sus dimensiones, con afectos y amistades en un mar con lenguajes cuyas palabras esconden un mensaje que flota con letras, libros y tradición oral, porque la vida nos ha enviado mensajes en su botella para que despierte nuestro espíritu y nos tranquilicemos. 

Port Adriano
Cuando su padre no volvió de pescar, Sofia pasa los siguientes 15 años de su vida con la esperanza de que un dia él encontrará uno de sus mensajes y volverá a casa. ¿Podrá Sofia olvidar el pasado y seguir con su vida o las olas del mar se llevarán su futuro? When her Father doesn’t return home from his fishing trip , Sofia spends the next 15 years of her life hoping that one day he will find one of her messages and return home. Will Sofia be able to forget the past and move on or will her future be carried away in the waves? Directora Lucy Torrell

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.