Acerca de la Venezolana

Me ha escrito Gerónimo Alayón, escritor venezolano, a quien podrás leer en https://jeronimo-alayon.com.ve/

Gracias, Guillermo, por este hermoso poema a las mujeres de mi tierra y por el vídeo sobre Gabriela Pérez al final de la entrada. Eugenio Montejo, un extraordinario poeta venezolano, escribió un poema que te dejo más abajo, y en el que siempre me ha gustado ver a la mujer venezolana como motivo (valga acotar que “Manoa no es el personaje bíblico, sino la mítica ciudad de El Dorado)”.

Ciertamente, cuando amamos a una mujer venezolana (ese es mi caso), amamos a todas, y nos duelen todas. Gracias de nuevo.

MANOA
Eugenio Montejo

No vi a Manoa, no hallé sus torres en el aire,
ningún indicio de sus piedras.

Seguí el cortejo de sombras ilusorias
que dibujan sus mapas.
Crucé el río de los tigres
y el hervor del silencio en los pantanos.
Nada vi parecido a Manoa
ni a su leyenda.

Anduve absorto detrás del arco iris
que se curva hacia el sur y no se alcanza.
Manoa no estaba allí, quedaba a leguas de esos mundos,
—siempre más lejos.

Ya fatigado de buscarla me detengo,
¿qué me importa el hallazgo de sus torres?
Manoa no fue cantada como Troya
ni cayó en sitio
ni grabó sus paredes con hexámetros.
Manoa no es un lugar
sino un sentimiento.

A veces en un rostro, un paisaje, una calle
su sol de pronto resplandece.
Toda mujer que amamos se vuelve Manoa
sin darnos cuenta.
Manoa es la otra luz del horizonte,
quien sueña puede divisarla, va en camino,
pero quien ama ya llegó, ya vive en ella.

https://granorojo.com/2020/11/05/mi-tiempo-con-la-venezolana/

https://prodavinci.com/la-maldicion-de-manoa/

Publicado por guillegalo

Me hago preguntas, las cosas que están abajo y las que están arriba giran, mis días y los tuyos giran, perseguimos una joya del tiempo que no existe y las fuentes de la edad nos vuelven niños. Escribo desde un orden de mi tiempo disgregado tras las sombras de la noche tras la luna.

2 comentarios sobre “Acerca de la Venezolana

  1. Es verdad a veces los “lugares” dejan de serlo y se convierten en un sentimiento, como dice el poema en esos versos que arañan la emoción. “Manoa no es es un lugar, sino un sentimiento” “Toda mujer que amamos se vuelve Manoa”. Genial. Salud.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: