Existencialismo y tango

Fueron los años sesenta una década de aperturas, contraculturas, revoluciones y relajación de tabúes sociales; en un día de esos, el licor desataba palabras y emociones, Marsella se llenaba de tonos grises, habìa regresado nuestro de una prisión el amigo Hernando Ortiz, su esposa Amparo Mejía era hermosa y tenía una sonrisa delirante que fue incapaz de aplacarlo cuando habló de aquellos años con cruces, decían que fue muy pendenciero y bandido, no conocí esa historia suya, lo estimé porque era un hombre culto y buen conversador, pero estaba confundido, su mujer no podía alisarle el corazón.

Instaló una cantina en aquel lugar donde su hermano macheteó a mi papá porque se negó pagarle una extorsión, esquina de la cual nos desplazaron una noche de esos años, cuando nos colocaron detonantes y volaron las puertas, mi cama voló y quedé en otro lugar cubierto de granos de café que habìan rebotado desde la explosión en el primer piso.

Salida hacia Valencia, en su tocadiscos él allí hacía sonar música tormentosa, uno no sabe quién es quién, decía y pensaba con el tango Cambalache, quería esa vida de ciudad que su realidad le había negado, esa vida de su anhelo la sentìa con “Muchacho”, aquel tango de Edgardo Donato con letra de Celedonio Flores.

Gracias a Doble AA en youtube

En esa calle habitó su madre y regresó a su origen, nostálgico escuchaba el tango “Volver”, cantado por Carlos Gardel. Admiraba a nuestra madre, cuando me habló de ella mientras escuchaba el tango “Malena”, le indagué por qué al hablar de ella ese tango se le vino ahí: su mamá le hizo un vestido a una cantante de un circo que estuvo acá hace dos años, y me recordé derretido en erotismo cuando vi a esa mujer desnuda en mi casa midiéndose el vestido, en la función de aquella noche cuando se lo estrenó, esa dama cantó hermoso,  también se llamaba Malena, me dijo con un aguardiente en la mano.

Gracias al youtube de Annalisa Mancuso

Son esas cosas de la música y el arrabal, el arte de su mamá en la modistería la hizo vibrar al estrenarse ese vestido y Malena nos lo comunicó a quienes la escuchamos en ese canto. Las personas que visten sus prendas tienen la moda del cambio de los tiempos. Pensé que somos hijos de arrabal, aprendimos a ser amigos, seríamos más allá de lo amargo de la violencia del siglo XX.

Gracias al viejito cibernètico del youtube

Agradecimientos a la videoteca de Claudio

Publicado por guillegalo

Me hago preguntas, las cosas que están abajo y las que están arriba giran, mis días y los tuyos giran, perseguimos una joya del tiempo que no existe y las fuentes de la edad nos vuelven niños. Escribo desde un orden de mi tiempo disgregado tras las sombras de la noche tras la luna.

Un comentario en “Existencialismo y tango

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: