Encuentro entre mis amistades blogueras a una mujer que ama sin mayúsculas. Te quiero sin amor –
Amor sin mayúsculas
Sexo sin compromiso
Amigos con derecho
Y más allá Manuela en su rincón vive “soñando sin maletas” y dice: “Abril. Un día cualquiera. Sentada en mi rincón, me pregunto qué es lo que me ha traído hasta aquí, hasta este café. Precisamente hoy, uno de esos días raros de los que pueblan de vez en cuando mi calendario. Uno de esos días en los que ni tú misma sabes cómo coño te sientes, en los que no haces más que discutir con todo el mundo y en los que todo te molesta desde las risas de los demás, hasta el azul del cielo.
Tiempo que fluye”
Y Awilda nos anima a bailar en la cuerda floja porque en las peores situaciones debemos sentir que la música está por dentro y no podemos negarnos ese baile.


Muchas veces la vida se nos convierte en una prueba extrema… y vamos a estar claro, nadie está totalmente preparado para asumir por completo un desastre, un duelo, una tragedia. Sin embargo, y a pesar de todos los sinsabores que algunas circunstancias nos puedan dejar, el tener que subir “A la Cuerda Floja” nos empuja de alguna manera a hacer uso de todo lo aprendido a lo largo del camino.

Es entonces cuando podemos decir, que agradecemos todo lo ocurrido previamente, porque eso nos ayuda a estar ejercitados para asumir lo que nos toca.

Nadie puede subir a la cuerda floja y decir que no tiene miedo o que al menos no sienta adrenalina extrema… lo importante es que a pesar de ello, nos enfoquemos en cruzar y llegar al otro extremo.

Abajo está el abismo, amenazando con tragarnos, a un lado y al otro están…

Ver la entrada original 145 palabras más

Anuncios