Reblogueo nuevamente a Shira Shaman en su sitio “Inventar mi verdad” Me encuentro con ella en asuntos que marcan nuestra historia ancestral, esas fijaciones mentales y verbales en la neurolingüística ancestral que describe con párrafos como este: “Hay secretos de familia que se mantienen ocultos no sé si por negación, por vergüenza o por complicidad, pero que desencadenan tras de sí una avalancha de sucesos que marcan a las siguientes generaciones y que si uno no es capaz de polarizar, de entender o modificar se perpetúan como agua podrida de un pozo sin fondo”.

Inventar mi verdad

Lo que se ve, es lo que sube al ojo que vuela y ve. Lo visto, como bumerang, entra al ojo y se vuelve historia.

El ojo mira al ciego. Él sueña y advierte lo que ha pasado por la noche lustrosa.

El ojo oye la luz cuando afila los cuchillos.

Neftalí Coria

Todo vuelve a iluminarse tras la noche oscura, quedan atrás los momentos en que el ruido ensordecedor de un corazón acelerado imploraba parar. Hay sombras que regresan y dejan sabores rancios en la boca, sabores que contrastados con la dulzura que pretendían en una primera mirada seductora, se revelan dejando la lengua cuajada de amargura.

Hoy hace una semana murió el abuelo de mis hijas ( no puedo nombrarlo todavía gloriosamente mi exsuegro)  Era un individuo que de cierta manera aparentaba ser un hombre amable, carismático y platicador, más de dieciocho años esa fue la imagen que…

Ver la entrada original 318 palabras más

Anuncios