Etiquetas

, , ,

IMG_20141106_101521-PANOA Repeira, ciudad del Eje Cafetero, un poeta trasnochador la llamó “Dona e queren, chadotrasnora y renoma”, a algunos beatos les desbarataba el santo rosario, y unos empresarios con un publicista se gastaron un dineral para cambiar el eslogan y la llamaron “Tu ciudad”, aunque antes a otro se le ocurrió decir “Repeira lo tiene doto”. El alcaide del cambio también trajo su eslogan; “La capital del Aje”, ese aje es un eje que como todo aje eje necesitará ser aceitado.

A Repeira la manejan políticos con interés en tres cosas: burocracia, presupuesto y contratos; aunque ellos mueven poderes en dos escenarios, sus parditos y el conejo. En el conejo se prueba todo.

Para probar en el juego del conejo, los políticos deben actuar como un juego de bancadas: unos con tangas rojas, hay uno o dos que usan calzonarias azules caza-pulgas, los de la unidad usan tanga narizona de bolas rojas y azules, existen los de calzoncillos de girasol y uno más extremo que aparece tiznado de diablo y tiene un pedacito de trapo donde cuelga un tenedor. Entre ellos una o dos mujeres que se hicieron teñir el pelo y una pisca de botox.

Para administrar la cuidad el alcaide y sus cratasburó se deben guiar por los programas de fonbierno, los planes y el presupuesto. El enjundio de los planes son unas sopas que resultan de una trama de acuerdos con sabores que negocian intereses de gustos paso a paso. La prueba el conejo y si pasa ahí se la comen.

El programa de fonbierno es una lista que combina olores y sabores con buenas intenciones, suficientemente atrayentes y que hagan saber que alguien tiene una lengua ganadora, ganó “el recurso del cambio”, y lo suficientemente oscuras que dejen claridad en uno o dos dulces minios, atrayentes y los demás serán difusos y confusos.

Todo el trámite del plan tiene unas reglas que son estrictas, las del estado y los reglamentos del conejo de los políticos. El plan de fonbierno de Repeira lo diseñan unos xperticos en lengua inteligible. Hacen una sopa de lo claro, lo difuso y lo confuso del programa de fonbierno, más unas reglas obligantes que incitan a colocarle condimentos del frasco de planes de la nación y de revueltos de una corporación que escuida el paisaje y controla las yerbas que le revuelven a la sopa del plan. Puede vetar sus sabores y toxicidad, aunque envía un frasco con toques tóxicos de su propia sopa de plan.

kosmo24601_02Durante el proceso culinario y la cocina del plan, el jefe de los planes lo pone en probación para ser saboreado en varias mesas con distintos manteles, los de la gente común y silvestre que le agrega su listado de yerbas, mercachifas y revolturas, unos ciudadanos que dicen representar la edcidad socivil y se llaman a sí mismos “los agoreros”; ¡¡¡dizque tienen una lengua!!!, con ella dicen haberlo probado todo, y hay un consejo ondosabis que dice representarlos a todos estos, el “Conejo del plan”. Esa sopa tiene que tener conejo y si no tiene de eso los autorizados de dar la sopa no la dejan pasar.

El jefe del plan y los xperticos hacen un revuelto de todo eso que han agregado y probado y envían la sopa del plan a la probación en el conejo de los políticos. Si esa vaina no es probada como es, eso se puede vinagrar y la mermelada, la sopa y todo el banquete del gobierno se complica. Dicen que tiene que ser una cosa que se la puedan comer todos. Esa es la democracia maestra.

La sopa del plan tuvo líos de vinagradas en años pasados. Los políticos probadores de la sopa del plan no respetaron las reglas del juego de bancadas ni la regla del conejo, son dos reglas en esa mesa. Y afuera existe un observador, un estudiante de culinaria que domina el derecho de las minucias condimentarias de la sopa y las reglas. Ese mancito es apenas un principiante, pero sabe, hasta le dicen el “vinagra-sopas” porque si algo falla, denuncia y daña todos los banquetes que se avecinan con la sopa del plan. Eso sabe a vinagre y la Repeira es una ciudad vinagrada.

Ha hecho vinagrar dos sopas de plan. La sopa del plan de fonbierno municipal de hace cuatro años, sobre esa descubrió que, al probarla, algunos de los del conejo la gustaron unidos en dos mesas que juntaron para su probación, y el juego era separados, y esa vaina así queda vinagrosa. Entonces lo denunció al juez de los tramites culinarios y este hizo parar la repartición, pero eso ya al final. Ya se la habían comido toda. Al principiante no le dejaron ni el pegao.

Pero él, todo intrigao y embejucao, denunció el amargo de otra sopa de plan, la sopa del orden del territorio, salió tan maluca que le dicen POT y escupen los constructores de mesas y canchas de otros juegos. Esta vez descubrió que los de la bancada de las tangas rojas, probaron la sopa cuando tenían varias tangas nalguicaidas y había una desteñida, ni juicioso fue uno porque su tanga estaba rota y le disimuló parches de bolas rojas y azules. Además, dos de las tangas narizonas de bolas rojas y azules les pusieron un parche de una de las calzonarias azules cazapulgas; Y fuera de eso, el tiznado de diablo que tiene un pedacito de trapo donde cuelga un tenedor, quien miró desde afuerita, dijo que esa vaina no se podía tragar así. Que eso era un caldo indigesto.

Y veámonos ahorita.

En la Repeira Baradesjustada se ha suspendido la toma del caldo indigesto del orden del territorio y esto coincide con el tiempo cuando están en la barahúnda de ponerse de acuerdo en los condimentos y las espesuras de la sopa del nuevo plan de fonbierno: la sopa del cambio y ¡cuidado!. Ahí se les metió ahora en el conejo el tiznado de diablo que tiene un pedacito de trapo donde cuelga un tenedor y los de la tanga roja no pueden dejar que les quede otra vez su facha nalguicaida en alguna mesa de reunión probatoria, cuiden que naide le eche pis pis al juego porque ahí está la vigilia del culinario principiante. Y si esa vaina se vinagra se enferma la burocracia, se retrasan los contratos y se indigestan los políticos, eso sopa así no se la come naide. ¿Quién desbaradesjustará esta Repeira?

grescaasterix01

Anuncios