Etiquetas

, , ,

perezaSe sube por las piernas mi pereza y me posee transformada en culebra desde el clítoris de Eva, hembra loca que en buena o mala hora desobedeció a Elohim en el Torá y lo hizo repetir 57 veces el tormento dulce de Adán.

Mi pereza quería triturarme desde el día menos pensado, la siento leve con el peso de Elohim, que se vuelve pesado cuando repiten su nombre 2570 veces en el Pentateuco antiguo, tiempo cuando se inventaron el vino que emborrachó a los patriarcas beodos y los puso a caminar desterrados tras las promesas de ese Yahveh, que aparece 6828 veces en los textos, además de Adonaí, Adon, Yah y Elyón, ellos se inventaron el  castigo del trabajo y ahí…

Pereza loca mía, me llegas de improviso, me recuerdas el pasado de una humanidad condenada a adorar a los jerarcas, me pones impreciso y te prefiero aquí con mis cobijas, aquí todo chorreado aunque seas más hembra y no quiero que aparezcas en la próxima existencia, no volvamos vernos en ese más allá porque perderemos juntos la inocencia que nos piden los dioses y es muy jarto otra condena, así no podremos entendernos. Allá prefiero ser un ángel virgo con cara indefinida.

dormidaTe tengo aquí desnuda mi pereza, mamándole gallo al dios de la lluvia, el trueno y la fertilidad. Estoy hundido en mi trinchera y no puedo contemplarte demasiado porque me matan los acreedores, te prefiero en mí en secreto, no con toda la gente de esta ciudad a veces tan gris y sombría, hasta tenemos un equipo de futbol llamado del deportivo Pereira, más inútil que vos, sin esa magia que tenés vos, porque su mejor jugador era el Padre valencia y se quedó petrificado en la estatua del estadio.

Y. Mirá lo que dice el humorista satírico austriaco Karl Kraus, disque las peores cosas pasan siempre antes del desayuno, disque el ciudadano bueno tiene como deber quedarse en la cama hasta el mediodía. “Sólo los dictadores y los fanáticos se levantan temprano”. Sospecho que un man de esos del capitalismo te odia, por eso se inventó las palabras competitividad y productividad, pa’ jodernos con eso a quienes manejamos nuestro propio ritmo lento y afanado según no de el pensar e imaginar las delicias de la vida y no los gustos de los patronos. Patrones herederos de santos patronos pa sentirse superiores y con don de mando.

Te persiguen desde el periodo pre-dinástico en el Antiguo Egipto, y hasta se planearon esa lucha entre Seth y Horus, esos altos mandatarios. Esa debería ser la batalla entre Santos y Uribe, porque entre su pereza, según la mitología, Seth trato de violar a Horus y ambos encarnados en hipopótamos entablaron una cruenta lucha en las aguas del Nilo y durante la contienda Seth le saco un ojo a Horus y Horus le arranco el pene a Seth. Y llegaste vos, pereza mía con la intervención de Tot, para lograr la reconciliación, conquistando así la unidad del Alto y el Bajo Egipto.

Te siento subida entre mis piernas desde alrededor del 13.000 a. C. cuando sucedió esto y te viniste a acompañarme entre las cobijas.

Ahora disfruta  al artista: Chopico
Canción: El derecho a la Pereza
Álbum: Chopico Grandes Éxitos

Anuncios