Origen: Rapidez

007eabf

 

Un escritor consideró algún día que la velocidad máxima a la que podía viajar su alma era aproximadamente la del paso de un burro, así que tardaba días en volver a encontrarse con ella después de un viaje en avión. Aprendió a pensar despacio y después, por esas relatividades del tiempo y la velocidad, su alma llegaba y se sentaba a su espera en los viajes.

Anuncios