1425573324_892559_1425641806_album_normal

Somos uno y muchos, ser y estar del universo, hijos de espacio y tiempo. Legaremos nuestro tiempo, tiempo subjetivo con días largos, pesados y difíciles; cortos, livianos leves. Tiempo medido en calendarios y relojes.

Hijo del Siglo XX con sus ritmos vivenciales en sus códigos de años, surcos mentales, espacios de aprendizaje, convivencia y rito sagrado pagano, su transcurso relativo con música y violentos, ambiciosos y políticos que atrapan la cotidianidad y la rutina; o momentos vitales con amenazas, celebraciones, lectura meditada y formación, el arte y los viajes, ritos en templos y la muerte que siento llegar todos los días.

Sexualidad y erotismo son el surco salvador ante la opresión del mensaje del dios castigador, los afanes bajo el peso de las horas, la ambición del poderoso y el mito del pecado desde Adán.

El tiempo circula en mi mente con escoba y borrador, disimula huellas, borra atavismos que impiden reinventarme. Difícil manejar el ser emocional y racional, prefiero sentir dificultad, y desquiciarme no me hace ser un monstruo con el cerebro cuadrado, ni perdido en laberinto, hoy prefiero la paciencia de mujer cuando desataba un hilo transformado en nudo para formar una puntada. Esa geometría de espacio-tiempo y vida no plana sino curva y su torsión, me desliza por el campo gravitatorio de sus tetas y ahí gira su corazón de madre y el mio, eso no lo explica la física de Einstein.

Te invito a visitar un museo erótico.  Local 108 – Carrera 15 Nº 93-60
Bogotá, Colombia

Publicado el 2 dic. 2015

MaReA
Museo Arte Erótico Americano
Director: Fernando Guinard.

Anuncios