Etiquetas

, , , , , , , ,

niño cometaRodrigo Buitrago afronta una lucha fuerte y desigual.  Su enemigo  es enorme, duro, veterano y con mucha trayectoria, es un árbol tragón de cometas.                                                                                                                                                                               Rodrigo es un niño bueno a quien Genovevita Álvarez asustó con el diablo para que hiciera la primera comunión; desde un ajado catecismo del Padre Astete le enseñó a obrar bien por utilidad, un cielo de nubes sin colores y lleno de viejitos con barba blanca, y a no pecar por un pavor escalofriante a la paila mocha del infierno.                                                                                                                Durante muchas tardes acude alegre al parque para elevar sus cometas, cuando logra subirlas y sus colas fluidas  cabalgan  en las corrientes del aire hasta el punto más lejano, suplica  a Dios para que las convierta en alfombras mágicas sobre las que pueda viajar  al cielo.  Él llega al  límite de sus fuerzas en el  borde de los predios de las estrellas, bajo un azul de un solo tono en el cielo, ahí es cuando el árbol le jala el viento y las embelesa para atraparlas con sus  ramas inaccesibles.  El niño recoge sus hilos, les envía ondas de cuerda para remontarlas de nuevo, suplica a su ángel de la guarda para que venga en su ayuda con una legión de arcángeles y serafines que muevan el viento con sus aleteos gloriosos para levantarlas y las pierde entre sus ramas frondosas y maléficas.                                                                                                                                                                                                              Pasan los días y Rodrigo observa como las cometas atrapadas se desgarran  y  deterioran, sus armazones de palitos resecos son devorados como si fueran huesos.  Es un árbol devorador de cometas.                                                                                                                                                                                                                Ese árbol es insaciable y perverso-.  Protesta  Rodrigo, un trigueño de cara insurrecta con ojos verdes y regresa exaltado al lado de su abuelo.  -Las energías celestiales desde esa hostia insípida que me da Genovevita me ofrecen recompensas en el cielo,  y,  yo con esta rabia,  veo a Lucifer metido dentro de ese árbol para provocarme-.                                                                                                                                                                                                                                                              –El árbol es una obra de la naturaleza- Replica el viejo, un capitán jubilado en cuyos oídos sisea un tinitus donde aún retumban los estallidos del armamento de su tropa en la toma del Triangulo de Hierro en la Colina 717, donde el ejercito chino y norcoreano habían concentrado su defensa en la guerra de Corea. -Míralo bien, es un enorme piñón que ofrece sombra y leña para los campesinos. Además,  el diablo es solamente el manteco mayor del infierno y se mantiene tan ocupado que no tiene tiempo suficiente para provocar a un niño como tu, le gusta entretenerse atiborrando de cuentos la mente de los creyentes que asustan a los pequeños con sus creencias deslustradas. –Compraremos más cometas-.                                                                                                                                                                                                                                                                    —Cuando eleves tus cometas debes pensar en la libertad, que no te amarre nada.  Envía en el hilo de cada cometa los latidos de tu corazón, aunque el árbol atrape tus cometas,  jamás, ¡óyelo bien!.. ¡Jamás!…  tus pensamientos y tu mente pueden quedarse prisioneros en esas ramas,  tienes que ser libre de corazón y de mente.  La rabia no se arregla con oraciones, utiliza la magia del corazón  y tu mente.                                                                                                                                                                                                                        En la mañana siguiente, Rodrigo ha acumulado  un raudal de trampas y rabias en su mente. Se aproxima al árbol, lo distingue entre los guayacanes, las araucarias, los cedros y varios sietecueros, advierte proyectadas entre la hojarasca  del suelo las sombras de los esqueletos de sus cometas, figuran aplastadas de manera infame contra el piso.  Recoge varias láminas de hojas caídas, las examina y  las aprecia, están muy gordas,  rechonchas de tanto comer cometas. Un sentimiento se alborota en algún recodo de su imaginario y reacciona lanzando  patadas contra la barriga del árbol,  ese glotón de cometas malévolo que le devuelve los golpes con perturbaciones dolorosas y penetrantes  en las puntas de los pies y  las clava hasta las espinillas.                                                                                                                                                                                                    -Que me lleve el diablo, aunque tenga unos cachos muy largos y eche mucha candela por los ojos y hasta chorros de humo por el rabo-. le grita a todas las criaturas del universo.  Se retira renco y blasfemando, la barriga de ese árbol está dura por comer tantos palos de cometas;  su corteza no  puede ser más dura que el pellejo de su gato,  ni  más tenso su pellejo que la piel de una bestia  o de una persona mayor curtida por el trabajo físico y el sol.
                                                                                                                                        Rodrigo  concibe una venganza, ¡será una dura venganza!..   Para calibrar los cálculos de su  plan,  mira desde su ventana las nubes y el firmamento, la neblina baja en una procesión de motas y ovejas; recuerda las enseñanzas sobre el clima y los programas sobre meteorología en la televisión y en su mente compone un ritual telúrico,  convoca a todas las  diosas de las tormentas y a los dioses de los huracanes con toda su artillería de nieves, radiaciones estruendosas  y  vendavales.
rayo_sobre_arbol                                                                                                                           Con la inminencia del invierno las hojas del árbol terminan de caerse, tantea muchas de ellas, las  aruña para buscar entre sus epitelios los colores de sus cometas.  Están macilentas y pálidas por la falta de su  comida;  luego,  el árbol está en sus tiempos de extenuación.                                                                                                                                                                                                              Llega el día señalado por sus presagios mentales,  son las cinco de la tarde, las cavilaciones de su venganza le acosan; afuera el  devorador está desnudo y desprotegido del viento cortante y frío,   él lo observa tras su ventana  de robles y cristales, espera a  que las tempestades de este año,  más despiadadas e impetuosas,   le cobren sus maldades  y terminen de ahogar su voracidad.                                                                                                                                                                                                                                                                                         A las siete de la noche comienza la tormenta, el árbol recibe chubascos de granizo, los chamizos se estremecen erguidos y resistentes, el árbol se chamusca entre las chispas de centellas  atronadoras y los fragores de la tempestad levantan  serpentinas brillantes con los colores de las colas de sus cometas. Con la regularidad de una sesión de fotografía, revela una figura fortalecida e impresionante que impacta con los registros de su silueta  la retina de Rodrigo,   la imagen  de un diablo amenazante parece abrazada al árbol  y con su tridente señala a Rodrigo.
                                                                                                                      Son las nueve en el puesto del vendedor de hamburguesas de la esquina y amainaron las lluvias,  entre una noche con luna de mandarina se dibuja  un árbol inalterado y apacible,   tras las cortinas  un niño lo mira temeroso bajo el aire húmedo;  medita  perdido entre sus fantasmas.  Pasa un hombre con el brillo de una trompeta bajo el brazo, le acompaña una rubia con caderas distractoras y la mercancía de su cuerpo colindante con los goces del mundo y la carne.
                                           Ese puto árbol,  además de  amigo de Satanás, se seguirá devorado mis cometas.
Anuncios