Etiquetas

, , , , , ,

Lunes.

pereira3Salgo a la calle en Pereira, mi ciudad vive tiempos y estados emocionales complicados, paso por el edificio municipal y la gobernación, por ahí y otros edificios donde están los centros de poder y la política, aquellos que no tienen como enterarse a tiempo de cuando las masas o los grupos deciden y actúan sin armonía en la vida social. Veo una ciudad repleta de vendedores en la calle y los espacios de circulación son un parqueadero largo e incómodo, aquí muchos personajes usan mal los espacios y deterioran la vida, como lo hace un tumor cancerígeno por su cuenta y riesgo.

Generar  felicidad en la vida de ciudad requiere gastos de mantenimiento y actividades de producción para reparar, equilibrar su crecimiento, sostener y mejorar el entorno. Los esfuerzos regeneradores en el territorio pereirano construido y en su tejido social en armonía con la naturaleza, escapan a la capacidad consciente de quienes los ordenan, estas son situaciones propias de las ciudades lo menos indicado que yo debo hacer es dedicar mi esfuerzo a buscar culpables.

 Martes

[009792]Pienso que los seres vivos son armoniosos cuando sus órganos de control funcionan, el sistema emocional de una ciudad es complejo, caótico y voluble, deleznable en el campo de la investigación. La falta de esplendor en la ciudad es carencia de la emoción de felicidad; al tratar de medir sus estados vitales, como lo hacen las encuestas de “Ciudades cómo vamos”, los resultados demuestran que la gente se siente mejor en espacios concretos: en su barrio y con los vecinos; incluso en el universo cuando se unen durante eventos como el mundial de fútbol, en esos días creció la economía, y era feliz salir a la calle con la camiseta de la selección.

 Mi amiga que usa un pachulí barato, dice que tiene un sentir de seguridad al estar en la empresa y sentir las motivaciones por ser parte de un equipo importante, que come mejor y sabe mejor estar en la mesa cuando celebra el logro de aquello por lo que se ha luchado. Pero, en esta ciudad hay muchos infelices que viven bajo el culto al patrón y deben cumplir sus órdenes.

 Rinden culto al patrón los sicarios, les exige saber matar, les paga bien la vuelta y celebran, gastan el dinero con la certeza de que van a morir matados, su felicidad fugaz está entre pirañas de infelicidad.

Miércoles

Pereira(85)¿Qué sentido de la felicidad se ejerce, se siente o se espera alcanzar en Pereira?..  ¿Por qué el crecimiento y la migración a esta ciudad no se pueden detener?.. Esta es una ciudad “Querendona, trasnochadora y morena”, decía el poeta Luis Carlos González.

Pereira tiene su ley de vida y territorio, la ciudad es ser vivo, los microorganismos que la componen somos quienes la habitamos, quienes la visitamos. Nos atrae como una mujer bella, hace llegar a ella a quienes aspiran a ser más felices y esperan lograrlo en este escenario de gente de bien, aunque también malosos, esta  ciudad repele a quienes la han habitado y crecido en ella, les ha dado su propia capacidad para buscar espacios mejores, como aquellos pereiranos que andan por el mundo y solo nos encontramos con ellos en el comunidad virtual. Pereira repele a quienes no encuentran acá sus sueños, o repudia a esos que le hacen daño.

Unos transforman ciudades y otros les generan males. Llegan, la ciudad los transforma desde las organizaciones donde se educan, trabajan y conviven. Mejorar su situación social y migrar en busca de nuevas oportunidades es parte de la movilidad social. Pereira es felicidad sufriente al llegar y felicidad doliente al salir. 

Jueves

[019861]Las noticias llegan: el futuro ha dejado de ser monopolio de los jóvenes, la ciencia ha planteado el gran salto. Experimentos en laboratorios generan posibilidades para llevar la existencia humana a cuatrocientos años, en pocos años las personas maduras serán una mayoría con mayores expectativas de vida. Aquí y ahora, el bono poblacional se ha transformado, los desafíos para mantener niveles de vida sana son más exigentes, Pereira requiere de un sistema inmunitario que evite su degeneramiento y motive la interacción más profunda entre pereiranos de todas las edades, entre todas las culturas, con el mundo global y con extraños.

Los académicos dicen que la inteligencia emocional colectiva debe fluir hacia fronteras más amigables en una sociedad y economía del conocimiento. El desafío es construir mejores organizaciones sociales y hacer innovación social para producir, reproducir y crear estilos y formas de vida. Quizá ser feliz ahí no sea estar entre esta competencia loca de la competitividad en la que las multinacionales nos convierten en objeto del mercado, con gerentes cuya felicidad es oír sonar la registradora y expertos en neuroketing, obnubilados por producir y hacernos consumir objetos y más objetos. La revolución del más en la que nos envuelve la economía de mercado.  ¿Dónde estarás felicidad?

Viernes

EquilibristaVislumbro un torbellino de oportunidades y asuntos desconocidos que me obligarán despejar prejuicios anclados en los atavismos que me ha dejado la experiencia de vivir en pueblos y campos de violencia, no sé cómo irá a lidiar el gobernante que negocia la paz con las guerrillas a esa parte de la sociedad que rechaza esa negociación, no sé cómo se habrán de reformar nuestros sistemas de gobierno y los sistemas sociales para adecuarlos a la generación de saberes, capacidades y medios para un viaje a la felicidad en un mundo del futuro que será más exigente. Ahí estarán los malosos que tienen una herencia de negocios hacia la felicidad que se oscurece en el consumo de psicoactivos.

Ese futuro plantea el derecho humano a buscar la felicidad y a la ciencia la misión de iluminar ese camino con inventos y aparatos que comparten emociones. Ya hay desde hace tiempos muñecas que son juguetes sexuales y pujan y exudan, es la chica plástica que acompaña a los mafiosos cuando están en prisión. Pensar bien, saber, aprender es el gran desafío. Esa ruta tiene amenazas letales, no todos los mortales serían capaces y habría un 50% de posibilidades de alcanzar felicidad. El mundo es imperfecto, los infelices joden a los felices, ley de contrarios. El poder puede estar en manos de terroristas, corruptos, personajes sin sentido de misión para el servicio público, uso perverso del saber en negocios psicoactivos que entorpecen el viaje de la felicidad. La felicidad pervive entre un mar de contradicciones.

Último día.

Amanecí mareado y trasnochado, me voy al campo y a tomar buen café con los amigos en un cafetín de Marsella. O al Café Apía donde Jaime Rendón pedía que le sirvieran un aguardiente amarillo porque era de mucha necesidad. Allá sabemos arreglar el país mientras hablamos de caballos y pájaros.

La plaza de MarsellaCuando uno llega a la primera calle de mi pueblo, primero debe despojarse del nombre y colocarse en la cara y encima de los zapatos el sobrenombre con el cual lo han bautizado desde la escuela.  En la esquina de la Casa de la Cultura en Marsella todos somos iguales, somos los mismos patirrajaos de siempre y nos encontramos como grillos, camaleones, carañuelas, tuntunientos, carrasca, trompe guayo, masca chocha y lo que se nos ocurra. Aquí está un pedacito de la felicidad y sabe a cerveza barata y a café horizontes. La felicidad es caminar en la plaza mas bella de Risaralda.

La plaza de Marsella

Anuncios