Etiquetas

, , , , , , , ,

Volta uno

Marsella, calle piedra, sonidos de casco y herradura,
la abuela entre un pasado de aljibe con jazmín.
 
Arrojados del catre con estallido y pólvora,
lanzados contra el techo con voces de extorsión.
 Pasan años y pierdo cada día los sonidos,
días de bala, angustia de persecuciones,
una bandera roja,  al frente policía bandido.
 
Pereira rumorosa por rieles de tranvía,
Cartago y Cali, al pito vaporoso del ferrocarril,
calles de salsa y tiple, saludaron la esperanza,
desarraigados, abrazados, las tres de la mañana,
puertas abiertas a las voces que han viajado.
 
No sé si el tiempo pasado fue peor,
la abuela curandera era la bruja,
no alivió con camándula y la odiaba monseñor,
sin rezos de esperanza en los milagros,
masajeaba palabras, emplastos, apocemas,
tisanas y purgantes, caricias con ungüento,
y el poder vegetal con alquimia y culinaria.
 
Sus nietos dudaron las verdades del profesor de escuela,
no creyeron al cura, ni en destinos detrás de los espejos,
se negaron a los libros empedrados,
olvidaron sus cartones de la universidad,
no toleraron los tiempos del diploma,
llegaron a una cita de pasos con más libros,
proyectados a pensar más allá de la razón,
a hablar sus percepciones, sus intuiciones,
sin circuitos cerebrales congelados.
  
«Sed fugit interea, fugit irreparabile tempus» Virgilio

«Sed fugit interea, fugit irreparabile tempus» Virgilio

Tempo Due

Cambiaron su rumbo,
se transformaba su universo,
la vida les echa redes y tras ellas se asoman otras redes,
las hilan al paso, creativos,
son niños de cinco a doce años,
y los razonables de treinta en paro juvenil,
con gran cociente intelectual,
jerarquizados, competentes y sin creatividad,
sin poesía y mal hablados, congelados en paradigmas,
cautivos de juguetes cibernéticos,
quienes mal les enseñaron, nada sabían de ellos,
y quienes nada tienen ahora son sus sabios consejeros.
 
Vida nueva distinta,
la vida equivocada se revive, se reinventa,
desanda sus caminos energética y viva,
enciende el chispazo de la vida,
despierta de su incierto sueño,
desconoce la memoria que se inclina, viva,
anda tiempo despacio para estar con sus notas
Y no olvida la esencia,
no le hace falta tiempo
porque tiene todo el tiempo y es la hija del tiempo
 
Clepsidra de bronce
Clepsidra de bronce

Tre Volte

 
 
 
Gerencia creativa más allá de la suma de las partes,
la siguen por cien días y tras ellos van cien años,
equilibra dimensiones temporales,
sacrifica sus limites de hoy, va sin dañar a nadie,
con los pies en la tierra, minuto tras minuto,
y levanta despacio ciudades armoniosas.
 
Sociedad, su naturaleza fragmentada,
sus habitantes entre arena recelosa,
conocen cada vez más desmenuces,
reman complejidades directoras,
controlan por retazos el trabajo,
aprietes psicológicos,
traumas emocionales,
tensiones creativas.
 
Adolescentes con pesas sin ensueño,
esperan el examen, riña competitiva,
y la educación con emoción es su tarea,
dispersos entre hilos de diversos capitales,
solos entre sus calles repletas de gente,
su noche linda con mil soles,
su mañana sola con mil lunas.
 
Ilusión de un principio, caminan por la tarde,
todo corre veloz, todo se alarga en sombra,
al lado fluye el río de los automotores,
cuyo destino y rumbo ignoran,
miran en ese espejo de luces fugitivas,
detrás de sus cuentas la clepsidra,
los persiguen nuevas sectas,  la tiniebla,
los venerables libros del ayer,
el evento de entender el universo.
y el ritual de los milagros sin milagro.
 
Su destino los alcanza, los acosa,
suena con moneda de hierro
y la larga soledad en ese oro,
les llegará su amor
 y buscarán su escondite.
Clepsidra en viento

Clepsidra en viento

 
Anuncios