Etiquetas

, , , , ,

Gatúbela madrugó a engatusarme con admiración y simpatía. —He leído tus cosas—, decía.  —He visto tus dibujos—.  Corrí hecho un gato tras ella a hacer el oso o mirar mi mundo de otra manera.

Me llevó al mundo gatuno donde vimos a egipcios antiguos con sus gatos, sus seres divinos, y hasta a su diosa Bast (Bastet) con cabeza de gata. Gatúbela estaba orgullosa, pero también enojada porque encontramos un gato muerto, ahí tirado en el andén, en mi calle pereirana. —Mirá este tiempo, estamos jodidos, no amamos. ¡vamos a enterrarlo!—.

Y me habló de la ciudad de Bubastis, otra vez Egipto antiguo, donde hallaron un cementerio con gatos momificados.

Baset

Baset era adorada como la diosa de la belleza, la fertilidad y el matrimonio en el antiguo Egipto. Al 950 antes de Cristo, y aquí su figura de mujer con cabeza de gato.

En mi cuadra se incendió una tipografía hace tres noches, durante este evento Gatúbela había auxiliado a un gato, —se salvó cuando saltó hacia otra azotea. Vi al pobre ahí, encerrado, los bomberos creyeron les traía mala suerte—.  Y Gatúbela me habló de Herodoto y su historia sobre Egipto, en un caso como este, el primer acto era salvar a los gatos, luego lo que se pudiera. Si alguien mataba a uno de ellos, era condenado a muerte.

Me gusto esta Gatúbela historiadora. Me llevó en su noche de leyendas de la Edad Media: —mírame aquí tan incógnita, sólo soy una gata más de la calle, ya no me vinculan con brujos, ni con hechiceros. A los gatos nos tenían miedo. Quisiera estuvieras conmigo en la  tierra de los celtas para que veas en mis ojos gatunos la puerta de entrada al reino de las hadas—. Y no quise decirle que yo ya estaba perdido en ellos.

 Y le conté a Gatúbela las cosas que me dijo el carnicero del paraje de Tres Puertas, en la vía entre Manizales y La Dorada, más abajo del municipio de Padua -Tolima-, donde creían que si alguien ahogaba a un gato, su dueño sería muy desgraciado durante siete años. Un sábado de diciembre, se le apareció a un paisano un gato en el altar antes del matrimonio; caviló, dejó a la novia vestida, presentía una unión desdichada que no daba esperanzas de nada bueno.

Gatúbela me ha traído cosas  del arte, gatos de gatos, hermosos, enormes. Preferimos el gato de Tejadita sobre el gato de Botero.

Gato de Hernando Tejada - Cali

Gato de Hernando Tejada – Cali

Gato gordo de Botero en Barcelona

Gato gordo de Botero en Barcelona

Hemos  encontrado en la web este hermoso cortometraje Subido el 07/09/2009 y transmitido por el canal Locomotion, lo pillamos por lalunagatuna de Aragón,  España. No te quedes sin mirar “El Gato y la Luna”. Una película de Pedro Serrazina (1995)

 

Anuncios