Etiquetas

, , , , , ,

Domingo: Luciana jugaba con sapitos, al dormirse comenzó a soñar con una lluvia de ranas, las veía saltar por todas las calles y al despertar intuyó la llegada de un amante. El sueño con sapos y ranas es un buen augurio le dijo su tía.

Lunes: Una ranita con su sapito madrugaron, entraron con saltos coquetos por el centro del portón de su casa de Palermo en Buenos Aires, saltaron las baldosas en juego de rayuela y entraron al cielo en el patio, la escuchó croar buenas noticias. Ese día descubrió en la barra de un bar, al más hermoso y fascinante de los hombres que jamás habían conocido las mujeres de Buenos Aires, no muy alto, tampoco un enano, chistoso y adulador, su mirada fue capaz de explorarle con ternura todos sus secretos y expectativas, le expresó de todo en silencio con poder irresistible. Le comunicó que era la mujer de sus sueños y creía que jamás estaría a su alcance. En ese silencio quedó aquel encuentro.

Cansada de besar sapos, Luciana, atractiva estudiante de biología animal, se había  formado desde niña una imagen del hombre ideal, lo descubrió ahí y se sintió en la encrucijada de enamoramiento. Una amiga de la universidad lo conocía, lo observó por esos días y lo sapeaba; más claro, lo observaba con disimulo. Descubrió a un hombre casado e infiel. -¿Por qué las mujeres no podemos ser infieles?-. De regreso le apareció en la calle el cartel que anuncia una comedia.

Martes: En la noche; volvió a soñar con la ranita, la encontró llorosa en la esquina de un salón para un aquelarre de brujas, presidia el ritual la morocha de la nariz más ganchuda, tomó al sapito compañero de su ranita y lo colocó sobre una mesa, comenzó a mutilarlo con duros golpes de palo, la ranita lloraba mientras las brujas lo exprimieron a golpes para sacarle una sustancia, tóxica y acuosa, que exprimieron en sus vasos y bebieron con gritos y risas para colocarse en poder de tener alucinaciones con sensaciones de vuelo montadas en escobas. Su risa venía del efecto de la serotonina en esa sustancia lechosa, la produjeron en su miedo las glándulas granulosas en el lomo del sapito. Y la ranita lloraba. Luciana despertó aletargada y nerviosa de aquel sueño. —Son vientos de mal augurio—. Sentenció su tía.

 

Miércoles: Luciana volvió a sus sueños. Se encontró entre una carrera de sapos en el país de los sapos. Los mejor vestidos corrían por sapear para delatar a los demás animales por recompensas. Las ranas se dedicaban a observar y vigilar disimuladamente a quienes eran objeto de seguimiento, miraban indiscretamente. Entre los sujetos objetivos de observaciones, estaba su amante secreto, nuevamente ahí, sentado en la barra, esta vez su mirada insistente reflejó temor y le dijo cosas que fue incapaz de comunicarle. Luego llegaron las brujas con los sicarios y celebraron un aquelarre de balas, el primer disparo apagó las luces y los siguientes destriparon a su amante secreto. Luciana despertó con lágrimas.

Jueves. Luciana paso por un día de pesadumbre. Una amiga psicóloga le dijo que estuviera tranquila. —Todo lo que significan los sueños con brujas y ranas te esta sucediendo,  pero; afortunadamente, son aconteceres solo presentes en sueños.

 

Viernes: Luciana repasó anotaciones de la universidad. La memoria del sueño parecía apachurrarle las ideas que deseaba exponer en un ensayo de biología, se atascaban en su pensamiento y se negaban a salir para colocarse entre el mundo de las letras. Recordó a su amigo Simón, quien repetía en una charla de café, que los sapos mueren a bala y esto la llevo a interrogarse. ¿Qué estará pasando con los sapos entonces?..  Consultó documentos de un profesor de la Universidad de Sevilla, el doctor Jaime Bosch, experto en conservación y manejo de anfibios anuros. Esta especie que ha vivido en el planeta durante 300 millones de años, que ha resistido a todo tipo de cambios en la tierra y el investigador descubre que parece un especie animal en declive.

Luciana se relajó con una revista española de farándula, encontró un chisme caliente de un paparazi que descubrió a un sapo con su desinteresada mujer en la playa.

Pensó nuevamente en el significado de los sueños con sapos y en sus señales de buen augurio y la realidad,  según su tía,  aunque en la vida de los sapos, el investigador presenta hechos de mal augurio. Prefirió recordar las palabras de su tía: —Soñar que un sapo o una rana entra a tu casa, significa que estás pronta a conocer a alguien, un amor. Si alguien atrapa un sapo o una rana, es porque el amor llegará muy pronto a tu vida  o que ya llegó y no lo has percibido. Escuchar cuando croa un sapo en el sueño, significa noticias muy buenas. Ver matar un sapo o una rana, significa que tendrás problemas de salud, también significa descuido en tu salud—. Luciana no quiso soñar que besaba un sapo, porque significa haber conocido a la persona que no es lo que parece.

Sábado: Luciana continuó con la lectura del estudio del Dr. Jaime Bosch, y se puso tensa cuando encontró que fue primero en Australia, luego en los cinco continentes, donde ciertas especies de sapos comenzaron a desaparecer porque un hongo, el Bactrachochytrim dendroba lidis, un hongo quetridio, les produce una enfermedad llamada quitridiomicosis. Por este asunto, en Costa Rica los campesinos de la zona más turística, notaron que de un momento a otro no encontraron en los caminos, ni en los campos, ninguno de los Sapos Dorados de Costa Rica, su especie emblemática. El científico fue consultado sobre este acontecimiento, adelantó contactos, organizó un grupo de estudio y encontró que los sapos se estaban muriendo en sus refugios sin que nadie viera sus cuerpos, el hongo causante de la quitidriomicosis había llegado, sin que nadie se diera cuenta, en los zapatos de los turistas, y había invadido las áreas de reserva sin que hubiese ningún otro cambio percibible en el ecosistema, solo aquella enfermedad emergente que atacó a su rana emblemática y continuará viajando, quizá hasta Colombia,   incrustado en la suela de la bota de un turista observador de pájaros para invadir el Paisaje Cultural cafetero.

Aquella noche Luciana quiso llamar a la Universidad de Sevilla para entrevistarlo; además de sus investigaciones, quiere preguntarle si ha soñado con una plaga de sapos o ranas, porque significa que tendrá mucho éxito en su trabajo y ganará un premio.  Ella también deseaba tener sueños con ranas de buen augurio.

Anuncios