Etiquetas

, , , , , , , ,

Quisiera encontrar un grupo político con un proyecto que afiance la autonomía local y regional frente a los cachachos de Bogotá con sus apellidos rancios y su capital mediático, o ante ciertos oligarcas paisas con sus negocios y sus sindicatos,  que esté al margen de las organizaciones perversas con sus bandas y negocios oscuros,  que no sea palanca de  los gamonales con micro-empresas electorales y organizaciones personalistas para el manejo de la contratación.

 

Un proyecto con costeños auténticos y buenos, no  con clanes terratenientes y torcidos. Donde pueda estar con la riqueza de la afrodescendencia y su ritmo tranquilo  frente a la cotidianidad y la historia para que nos haga menos esclavos del progreso. Que tenga pertenencia con el mundo americano indígena y mestizo, con su sentimiento por la tierra, la familia y la comunidad como sentimiento y deber que nos liga con  la vida de la que somos parte con la naturaleza y el cosmos mágico y ritual. 

Un proyecto que escuche y sea incluyente con  los ciudadanos cuando quieren pensar y mejorar la sociedad civil e interpretar nuestras tareas frente al cambio y la complejidad de mundo.

Un proyecto sin acuerdos y rituales de protocolo que llenan página de periódico y anaqueles de papeles para el olvido.  Sin la alienación de las doctrinas religiosas y de los dioses, mucho menos de las jerarquías con sotana o con doctrina de piedra bajo el brazo. 

Que trabaje con las organizaciones de la gente, hombro a hombro en  el micro-mundo de la producción, para  la innovación y menos riesgo cuando no encuentran los caminos para negociar adecuadamente con el mundo y con las multinacionales y negocios de plataformas que los aplastan.

Un proyecto con líderes que entiendan que ni los políticos, ni los gobernantes, reemplazan a los emprendedores sociales, empresariales, de la cultura y de la ciencia y los apoyen sin el peso de las burocracias gremiales y sindicales. Un proyecto que ayude a que sea más justa y menos politizada la justicia. Mucho más valientes y comprometidas con la democracia y el pueblo las fuerzas que defienden el orden, con menos enlaces con otras fuerzas de otras fuentes de poder privado. 

Un proyecto menos clientelista  porque  cree en  la conversaciones  y las palabras escuchadas y comprometidas como espacios de pensamiento y no de discurso y formalismos. Que impulse a la gente nueva sin que sea necesario tener el patrocinio de quien con el billete quiere comprar el poder decisorio en los contratos y los nombramientos.

Un proyecto que haga las campañas políticas menos onerosas, con gente convencida de que la política buena se hace con imaginación, con inteligencia y con organizaciones de base. No solamente con las maquinarias electoreras.

Estoy perdido y me dejó el tren de la política y soy incapaz de andar  las campañas actuales. 

Anuncios