Etiquetas

Es que somos polvo que se apelmasa en huesos,
se les mete el aire y echan música a volar, se cubren de piel y sangre.
Los perfumes del esqueleto lo ponen a bailar y allanan el camino,
la sangre lleva fragancia seductora,
la piel humores para esa emoción que asalta y acelera el pulso de los enamorados.
Pero a veces uno también huele a rancio que también atortola y atrapa.
No se con qué nos atrapas.
Son tus palabras mágicas.
Uy mi olvido que no apelmasa, pero si apelmaza
 
Anuncios